PATROCINIO Y MECENAZGO

Son las aportaciones realizadas a favor de AGIPAD, tanto dinerarias como en especie, en virtud de la normativa sobre el régimen fiscal de las entidades sin ánimo de lucro y de los incentivos fiscales al mecenazgo, que permiten beneficiar tanto al que las recibe, como al que las realiza. Las aportaciones que entre otras pueden ser donativos o donaciones dinerarias, de bienes o de derechos, de bienes culturales o patrimoniales, prestaciones gratuitas de servicio… han de ser irrevocables, puras y simples. Dichas aportaciones tienen la consideración de “mecenazgo”, que en definitiva son una participación privada en la realización de actividades de interés general.

¿Quién puede ser mecenas?

Se permite que las aportaciones las realicen tanto personas a nivel individual, como empresas o cualquier otra persona jurídica y la ventaja que se obtiene, a parte de contribuir al desarrollo de la labor que realiza AGIPAD a favor de las personas con problemas de adicciones, se traduce en beneficios fiscales que varían según la naturaleza de la persona y la modalidad de aportación que se realice.

¿Qué modalidades existen?

General

Toda aportación realizada a favor de la AGIPAD obtiene los siguientes beneficios fiscales:
En el supuesto de sujetos sometidos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se podrán deducir de la cuota íntegra el 10 por 100 del valor de las aportaciones, en el supuesto de contribuyentes que han de realizar su declaración en los Territorios Históricos.

En Los sujetos sometidos al Impuesto de Sociedades, para contribuyentes que han de presentar su declaración en cualquiera de los Territorios Históricos, las aportaciones realizadas se considerarán gasto deducible para la determinación de la base imponible.

Actividades prioritarias de mecenazgo (pendiente de concreción por las Diputaciones)

Cada año, se establecen por parte de las Diputaciones correspondientes cuáles son dichas actividades, cuya promoción entienden beneficia especialmente al interés general, de ahí que su tratamiento fiscal se ve mejorado.

Así para los sujetos sometidos al Impuesto de Sociedades, aparte de la desgravación prevista con carácter general, se podrán deducir de la cuota el 18 por 100 de las cantidades aportadas, en el supuesto de contribuyentes a presentar la declaración en los Territorios Históricos.

A modo de resumen presentamos el siguiente ejemplo: